sábado, 1 de julio de 2017

"Siempre nos volveremos a ver..."


Donde todo empieza, termina acabando. En un mordisco olvidado, en un suspiro de libertad, en una mirada de deseo, un arañazo de placer, en un simple resquicio de tiempo.

Compartimos vivencias, tuvimos desencuentros, atardeceres y madrugadas, resacas y comidas pero todo lo que empieza, termina acabando. Y es que a veces, solo tenemos que mirar delante para poder apreciar las grandes cosas que nuestra ceguera nos oculta.

Me quedo con las palabras de compasión, con los momentos de ánimos y sencillez, con el ego y la humildad, con las ganas y el no poder. Perdí la vergüenza cuando gane la autoestima de poder enfrentarme a esto solo.

Él tuvo siempre su aquel y ella tuvo su aquello, aprendí que todo en esta vida es saber mirarlo con el don de la oportunidad, buena o mala, fácil o difícil, absurdamente buena o absurdamente real. A veces quien arriesga no gana,, y quien arriesga sin sentido puede perderlo todo, pero no siempre ganar es lo mejor.

Gracias por todo, por lo bueno, por lo malo, lo peor y lo regular, por la satisfacción producida, por el reconocimiento, por el apoyo, por la brisa en la espalda, por las cosquillas a deshoras, por ti y por todos mis compañeros.

Todo empieza, termina acabando, o al menos "siempre nos volveremos a ver..."

jueves, 12 de enero de 2017

En toda diferencia, siempre hay un mismo patrón...

Siempre tenemos una bienvenida más que una despedida. ¿Recuerdas tu primer cambio? Te convertiste en un intruso, por primera vez estuviste "lejos" de lo que eras, y más cerca de lo que eres, aunque desde entonces ya ha llovido bastante, pero no lo suficiente.

El recibimiento fue tímido, pero rápido, se creó un vinculo fuerte que hasta que murió dio mucho de sí. Formaste parte de un grupo, que años atrás hubieras "repudiado", pero ahí eras feliz, y a día de hoy, sigues en él, lejos, pero con ellos.

Te volviste a ir, aun más lejos, de nuevo solo, pensando en mirar atrás, pero lograste sobreponerte de nuevo. Moviendo hilos, tejemanejes y comentarios, te hiciste superior al calor de las noches. Gran experiencia que tocó, lejana y diferente, pero en esta vida todo lo diferente, sigue los mismos patrones que algo ya vivido anteriormente.

Tocó volver, todo había cambiado, prácticamente volver a comenzar de nuevo, aunque por mucho menos tiempo. Dialecticamente mejorado, madurado y menos dolido, más escarmentado. No fue dura esa despedida, aunque siempre que puedo vuelvo a ella, mentalmente.

Cantos de sirena llamaban, respondiste y encantado de aquel engaño. Otra oportunidad de bienvenida, de cero al cielo en tan solo unos días. A veces me arrepiento de haberte dejado, pero abrir los ojos duele, y eso lo aprendí contigo. Rechazamos la estabilidad que nos dabas, historias que siempre oí cumplí, y me decidí a volver a intentarlo, de nuevo despedida, rápida e indolora.

Aquí estas, de nuevo. Misma tesitura, mismas diferencias, mismo patrón y misma situación, ya sabes que tienes que hacer.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Más rápido que ellos...

Sigues sin entenderlo, la vida trata de los excesos del correr, del comerse la vida en los minutos en los que sientes como la música enreda tus sentidos, bajo este sentimiento mantenido por tus miradas.

No puedes vivir sin sueños, apático del mundo, independiente de la compañía, intolerante a la sociedad. Calculador de la distancia necesaria para no apegarte a nada ni nadie. Solo quieres abandonar tu camino en varias ocasiones, esconder verdaderas historias por no callarte ante nadie.

Fuiste un gran azote para las esquinas, las farolas y los luceros cada noche. Quisiste buscar referencias conocidas para volver a casa sin dar más sustos, acabaste siendo el referente, inestable, referente, desviado, pero referente.

Lo que nunca te contaron es que la sencillez, humildad y la experiencia harán de ti una persona salvaje, atractiva y que ofrezca al resto del mundo mínimos detalles de quien eres.
Solo querrás, contar historias un domingo frió y lluvioso, mientras te meces bajo una hoguera, una manta y una buena compañía.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Gracias y un lo siento

Nunca fui de fechas, ni lo seré, y ahora acabo de entender el por qué medir el tiempo es tan innecesario como dejar de sonreír, eso es algo que aprendí con el paso de mis años a tu lado.

Parece mentira la de momentos que hemos tenido y que nunca supe apreciar, me considero un desagradecido por no haberme preocupado más, por no habérmelo tomado enserio, por no saber cuidar y apreciar lo que teníamos.

Sigo sin pararme a pensar seriamente lo que sucedió aquel día, no me quiero enfrentar a la realidad de la verdad, puesto que estoy lejos y la monotonía desde aquí es mucho más llevadera. Pero de verdad, se te echa de menos.

Las apariciones fugaces, tus idas de ideas, o incluso los trabajos "forzados" que me tocaba realizar con tal de comer patatas fritas. Los momentos vividos, fueron muchos pero los recuerdos aun son más. No puedo evitarlo, lo reconozco, y en estos momentos es cuando de verdad se aprende que el minuto a minuto es mucho mas importante que la arrogancia del mañana.

Siempre habrá un rinconcito para ti, para tus historias, para tus risas, para tu carácter, para tus amigos invisibles, para tus viajes, para tu familia, y concretamente para ti.

Necesito que sepas lo que nunca supe decirte, gracias y un lo siento.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Falla y acertarás...

Y le llegó el momento. Aquí empezó a escribir, palabras en el aire sin ningún tipo de significado, sin ganas de ser interpretadas, vacías de sentimiento, sin fondo y excesivamente planas.

Todo tuvo su explicación, solo que a veces es mejor no decir toda la verdad para no culpar de tus malas decisiones al resto, al fin y al cabo, nunca ganó nada echando las cosas a la cara. Una vez fue sincero y prometió latir a medio gas antes que dejar caer ese peso sobre otra persona.

Caminó, se paró, vio, y se fue siendo el mismo, aunque todo había cambiado entonces. Ante semejante decepción decidió cerrar los ojos, escribir sus emociones contadas desde la experiencia. No sabe hasta donde llegará, y volverá a decepcionarse, y a decepcionar a la gente de su entorno, eso lo tiene claro.

Porque podrá cambiar de vida, de amigos, de grupo, de ideología, de gustos, de que haceres, de hobbys y pasatiempos, pero nunca podrá traicionarse a si mismo, y eso conlleva seguir metiendo la pata hasta el punto de hacer las cosas bien por casualidad.

Cada día es un reto, sólo haz por buscar la positividad, aunque vaya mal, siempre podrá ir peor. No reniegues de tus méritos, vive y equivocate, falla y acertarás.

lunes, 22 de agosto de 2016

Neu naizela orain lemazain nire bizian

En 3 meses, le pasaron demasiadas cosas. Huyó de su día a día, de sus noches de desenfreno, escapó de la ciudad en la que tantas noches soñó. Y no la cambió por cualquiera, ni su elección fue a propósito, se tapó los ojos, y decidió darle impulso a la bola del mundo que le llevó hasta allí.

Siguió descubriendo que el mundo solo tiene un fin, que hay muchas cosas por las que seguir dándole vueltas a la brújula, al mapa, a sus días, a su vida, a sus antojos y sus lloros, a sus alegrías y sonrisas. Que todo vale para algo, y que hasta una situación negativa, se vuelve positiva con un paréntesis en la mente.

Hacía muchos días que no salía del rebaño, y que se sentía un extraño entre ellos, pero a veces la inspiración le viene en ráfagas de aire, otras de calor, y otras en mareos de sentimientos. Sentir hace vivir, y vivir le hace sentir que debe continuar con ella, con su vida, con su todo por nada.

Todo esto es por ella, porque aunque él no os hable sobre ella, ni os describa como es, simplemente es una más, una situación más, igual de diferente que el resto, que aporta cosas diferentes, y que le hace sentir cosas diferentes, como todas las demás.

No deja de esconder en sus palabras que su filosofía es simple y clara, y tú, la entendiste?



viernes, 20 de mayo de 2016

En el día de hoy...no vivas en una mentira consentida

En el día de hoy, la sociedad nos hace dependientes. Dependientes de objetos, de sentimientos, de personas, y no hay mayor error que hacernos dependientes de algo, puesto que nada estará con nosotros para siempre.

Sin orientación más allá del quedarse quieto, se nos pasan ideas, malas, ideas que nos dicen que no podemos estar solos, no poder viajar y descubrir mundo solos, vivir solos, estar sin alguien. No se conoce el motivo de tal dependencia pero sólo se sabe que es ridícula.

Nos hace tomar decisiones que no queremos, nos hace flexibilizar en nuestros gustos por agradar a alguien, o para sentirnos erróneamente más cómodos. A sí que a todas aquellas personas dependientes, alguien debería decirles que saliesen de su zona de confort, que prueben cosas diferentes para que pueden definir con que quedarse, y que no lo prueben una sola vez, la dependencia es algo difícil de independizar, cuesta abrir los ojos, pero una vez que lo haces, cambia la mentalidad.

Por que, la mentalidad, es la principal culpable de tal fenómeno, de cegarnos, lo mismo que el amor, simplemente una dependencia fuerte, un sentimiento de unión y satisfacción erróneo, nadie tache mis palabras erróneamente. No creo que la pareja en determinados momentos de la vida no sea necesario, pero cuando se acabe, se acaba, no te repitas esa frase de, sin él/ella, no sabría que hacer, porque ambos sabemos que seguirás adaptándote al día a día, no vivas en una mentira consentida.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Tu yo interno...

Cuando robas las caricias en silencio, a través de un mensaje. Cuando una mirada atraviesa todo un bosque para flechar un pensamiemto. Ahí es cuando te das cuenta que las primeras impresiones fallan, una vez más.

Todos los días, topamos contra los mismos problemas disfrazados de diferentes colores. Escondemos la verdad tras las excusas por no aparentar la realidad.

Buscamos siempre lo que no tenemos, lo encontramos, lo conseguimos y lo cambiamos. Retractamos la decisión que nos llevo a hacer las cosas de esa manera, y al final... todo vuelve.

Diferentes colores pero siempre el mismo collar, y es que, somos tal como somos porque a nuestro yo interno, no se le puede engañar, si no, que solo podemos ocultarlo entre las sombras.

Las apariencias engañan, pero tu yo, ese nunca falla.

sábado, 20 de febrero de 2016

Un gran pintor anda suelto...

Son los arrebatos que te hacen dar pinceladas en el tapiz de tu días. Como si no pasará nada cuando te sales de la lineas que marcan los bordes de cada momento.

Pocos cuadros decoramos solos, ya que siempre tenemos manos de sobra que nos permiten darles un toque especial. Unos tardan más, otros tardan menos, unos son mas bonitos, y otros simplemente son diferentes al resto.

A veces esas ayudas se van, y nunca más contamos con sus toques de vida, de colorido y de momentos que se vivieron al pintar el cuadro. Lo único bueno que tiene acabar un cuadro, es saber que durante unos días, meses o años, esas personas estuvieron a tu lado ayudándote a dar luz a tus momentos

En otros casos la gran mayoría perdemos la cabeza, porque esas personas ya no nos van a ayudar más, o al menos no a corto plazo. Mientras tanto, las personas que realmente merecen la pena, se dedican a esperar a que toque elaborar el siguiente, recordando el anterior.

Disfruta pintando cada cuadro, porque nunca sabrás cual va a ser el último.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Durante unos segundos...

La sensación del bien hacer, de las cosas bien hechas, de que la suerte merece la pena, a sabiendas que aún queda mucho por cambiar, muchas sorpresas por aprender, por sufrir y evolucionar.

Paso a paso, se aleja más de su origen, sin que su GPS mental olvide cual fue una vez su lugar, haciéndole ver mediante pequeños detalles y destellos de lo que eras antes de. Y es que antes de, sólo había miedo.

Nuevas esquinas, nuevos retos, nuevo frió entre las sabanas, pero siempre el mismo camino. Sobre aviso estaba puesto, acerca de cual era la dirección, que tras preguntar a varios transeúntes todos coincidieron, eso fue buena señal y se predispuso a comenzar el viaje.

Motivar sin deprimir, tiempos de templar, y tiempos de zarandear. Crisis desvestidas, esquivadas a base de autoestima, curradas desde la nada, de forma profunda, oculta y trastornada. Asedió todo el bloque de golpe, desconectando de la realidad, de lo que nunca pensó, ni jamás esperaba.

A veces, paras y sorprendes, y te sorprendes al darte cuenta de lo rápido que caminas, de lo lejos que has llegado y de lo complicado que ha sido. Levantas la mirada y topas con desconocidos, que tan solo serán desconocidos durante unos segundos.

martes, 20 de octubre de 2015

Por y para siempre...

Muchos, somos muchos, los que pensamos que a veces nuestros hábitos son geniales, luego volvemos  la cara y vemos que todo se desmorona con la facilidad que supone derribar de un soplido todo un castillo de naipes.

Nos aglutinamos sin querer, nos separamos al andar, y coincidimos al final. El tiempo, sabio, marca el ritmo de los errores y así consigue que aprendamos a decepcionarnos para acabar viendo que cada decepción es una oportunidad.

Nos mal acostumbramos a base de caricias, que alimentamos con los recuerdos. Estos hacen que entremos en un bucle de manera que no nos deje avanzar, puesto que tememos volver a tropezar y caer en el mismo error. Vivimos engañados..., los errores, el miedo y el dolor no son cosas malas, no debemos temerlas, se deben aprovechar.

Las idas y venidas, los vaivenes, las curvas y también los caminos rectos, peculiares formas de encarar el mismo viaje. De hecho, muchas veces el camino se ve tan influenciado por terceras personas que a la larga vuelven a nosotros con los ojos vendados, su única dificultad.

Todo esto, son simplemente cosas y pensamientos que caracterizan a una persona especial, fría y caliente, distante y cercana. Todo esto, lo dice alguien que aun cercano a ti, y con tu cuerpo presente, se despidió hace mucho, por y para siempre.

martes, 29 de septiembre de 2015

La añoranza de recordarte...

Grandes batallas hemos librado juntos, tanto que el día de mañana se hablará de nuestras historias… de nuestras idas y venidas… de lo nuestro. Porque te llevo marcada en la piel para el resto de mi vida, y no me queda otra cosa que agradecerte que me dejases cogerte tanto asco, desprecio y eso me hiciese infravalorarte.

Hemos sido grandes compañeros, pero hasta aquí hemos llegado. Recurriré al típico, no eres tu… soy yo, porque en este caso es verdad. No puedo conformarme con tan poco, llevo la ambición a cuestas, y siempre quiero más, aunque a veces me juegue malas pasadas.

Te echaré de menos, y me arrepentiré de no haber disfrutado todos los momentos, no soy un estúpido por haber malgastado tus oportunidades, si no por no haber aprovechado cada una de ellas. Te echaré de menos, mucho, tal vez demasiado, pero nuestro romance infinito, no fue nada más que eso, infinito.

Por esto, a veces cuando escribo, se me pone la piel de gallina solo pensando en los que las letras dicen, y no hay nada como agachar la cabeza, notar ese sentimiento que recorre el cuerpo de punta a punta, haciéndose notar por donde pasa erizando la piel.


A veces, reconozco que hasta los ojos me brillan, lo sé porque alguna lágrima se me escapa, y no por tristeza, si no por añoranza de recordarte.

lunes, 13 de julio de 2015

Cuentos de universidad (4/4)

Todo acaba, antes o después, y es de necios no saber reconocer cuando llega ese momento. Pudo ser la no vuelta a Salamanca, pero el clima lo estropeó, le quitó el maquillaje a la idea y acabó siendo solo eso, un pudo y no fue.

Llena de reencuentros y de despedidas, de conocer a gente nueva, de conocer rincones desconocidos, de vivir en las mismas calles pero de formas diferentes. De buenos momentos y situaciones graciosas, se quedaron muchas cosas por hacer, pero se intentó vivir cada noche como si fuese la última.

Fuera, por lo que fuese, fue un año duro en el tema académico, pero ahí está, culminado con un broche que sabe a oro. Dar el discurso en la graduación fue un momento que no se muy bien explicar, esperaba ese instante lleno de nervios, pero fue subir al atril, y transmitir lo que el día antes había decidido escribir. Allí estuve tan comodo que dio la sensación de no ser la primera vez.

Hubo un gran grupo, la delegación. Implicarse en marrones, acaba sabiendo bien, al menos Asturias, lo dejó así de claro. También hablar del extremeño, de la andaluza y la pequeña chica de Aragón, ellos ocuparon mis horas y mis conversaciones, aunque en todo marrón, siempre hay una mancha, por la que vuelvo a pedir disculpas.

La experiencia iba terminando, y la tristeza iba aumentando, pero no porque acabase esa etapa, si no por miedo a olvidar cualquiera de las noches que el acohol no había terminado de borrar.
El beerpong fue el descubrimiento del año, casí pude estar a la altura de los grandes, pero me faltó tiempo... llegue a finales (perdidas por cierto), gané camisetas, gané botellas de alcohol, gané copas gratis, pero sobre todo gané buenas noches, gané grandes compañías, grandes coberturas, y mejores momentos.

Salamanca nunca me acabó de gustar, a pesar de estar muy cómodo en ella. Me ha dado muchisimo, eso lo he de reconocer, amigos, experiencia, oportunidades, palos, decepciones, tristezas y lloros.

Pero si algo he aprendido de esta pequeña experiencia, ha sido aprender a crecer, a valorar más las cosas, y aprender a vivir. A vivir como si no hubiese mañana porque el tiempo pasa, corre y no vuelve.

lunes, 6 de julio de 2015

Cuentos de universidad (3/4)

Granada no gusta, ni atrae ni tampoco te acoge. Granada simplemente te enamora, te engancha y te hace suyo, con la misma facilidad que la que tuve al tomar la decisión de ir a vivir aquella aventura.
Fue un año loco, lleno de experiencias, de rincones oscuros, de cuestas sofocantes, de un clima sobrenatural, un año espectacular.

La llegada fue muy temprana, una paliza de bus para llegar hasta allí, desayunar y ponerse manos a la obra. En unas pocas horas visitamos el que es y será mi rincón favorito, "San Miguel Alto", no hay palabras, tampoco ruidos que molestasen, sol, cerveza fría, calor en buena compañía, no puede pedirse nada más.

Las clases fueron caóticas, horas sueltas por todos los lados, mañanas y tardes echadas a la sombra de la terracita de la facultad. Allí descubrí que aunque pienses que ya conoces y estás acostumbrado a todo, no es así. Eso sí, había gente a la cual le pasaba algo en la boca porque no se les entendía nada, teníamos exámenes orales, y también me tocó dar clases en 4 cursos diferentes...

No me costó adaptarme a las nuevas calles, a pesar de perderme varias veces, tanto de día como de noche. Conocí a muchísima gente de todas las partes de España, algunos siempre formaran parte de mi historia. Anécdotas por doquier, conocidos a puñados, pero sobre todo experiencias, demasiadas en tan poco tiempo.

Fue una lastima dejarte. Creeme si te digo que volveremos a toparnos tu y yo para poder enrevesarnos otra noche para acabar en la mañana. Un plan tranquilo, o un plan con algo más de movimiento, pero siempre al calor de tus abrazos.

"San Nicolás", la familia Deltoyana, "El nido del buho", el "Gardens", "el García Lorca" con las pipas Elefante y su litro correspondiente, "Mae West", "Camborio", "El triunfo" y las tardes al sol. "Sacromonte" y sus casa cueva, "el Albaicín" con las cachimbas, "La Alhambra", su "Paseo de los Tristes" y todo ello, con Sierra Nevada al fondo. La ciudad de los mil y un rincones, capaz de mezclar lo mejor de cada casa para hacer semejante tapiz.

Mencionaría muchos más sitios, pero no podría terminar nunca sin dejarme alguno más, así que sólo me queda darle las gracias, a aquellos Sicues, y a aquellas personas que Granada tuvo el placer de ponerme en mi camino. Que sepan que se convirtieron en algo fundamental para hacer de una nueva experiencia, una experiencia única.

Pero todo ello puede resumirse en una sola frase, como bien dijo Alejandro Dumas:


"Hay un placer todavía mayor que el de ver Granada. Y es el de volverla a ver"




lunes, 29 de junio de 2015

Cuentos de universidad (2/4)

La veteranía que la experiencia otorga, nadie la quita, y otros 9 meses en la ciudad, no iban a defraudar. Ciudad que tras 3 meses de verano encogió, muchas personas desaparecieron, y las pocas que quedaron ya eran conocidas.

Fue un juego de tronos, pero en vez de reinos eran países. En vez de gigantes había alemanes, en vez de un guardián del norte, estaba un uruguayo del sur, y en vez de caminantes blancos, había dos brasileños. Vaya año de locura, con sus cosas buenas y cosas malas, como todo. Gran piso, grandes personas, mejores compañeros.

La mente se me debió nublar una noche, por la oscuridad o el alcohol, aun no lo se, pero cual carga de saco de patatas comenzó algo, que llegó sin querer. Me hizo crecer, me abrió los ojos y descubrió cosas de mi mismo que nunca había imaginado. Gracias por todo ello :))

En lo educativo, aprender, aprendí más bien poco, pero crecer, como nadie. Las notas crecieron, me hicieron pensar que igual hasta estaba en el momento adecuado en el sitio correcto. Pero pronto se vio que eso no fue así, una beca salvaje apareció para conquistarme, pero eso más adelante.

Todo fue transcurriendo, de manera más o menos fácil, yo ya estaba acostumbrado a Salamanca, demasiado de hecho, y eso me agobiaba. Mismos bares, misma gente, mismos rollos, mismas clases.
La bicicleta se convirtió en mi fiel aliada para salir de la rutina, con ella descubrí rincones que no había visitado ni pensaba visitar.

Después de todas las vivencias, poco más me quedaba por exigirle, la impaciencia se convirtió en algo habitual hasta que llego a convertirse en comodidad, en monotonía, en aburrimiento.

En ese año, todo se solucionaba con sacarse el sofá al balcón en las tranquilas noches de primavera, junto a una cerveza fría y bajo el estrellado y limpio cielo que Salamanca ofrece.

miércoles, 17 de junio de 2015

Cuentos de universidad (1/4)

Llega el fin de una etapa, como si fuera llegar al cielo con la cuesta de enero, y es que si pudiera volver a empezar de nuevo, no dudaré ni un momento. Fue una locura, pero una de esas locuras necesarias, aunque nada acabase como se inició, fue y fluyó, nos separó pero me unió y me hizo crecer, ya no solo como persona si no proyecto de algo.Y te doy mil gracias, lo sabes, pase lo que pase nunca te olvidaré porque hiciste por mi mucho más de lo que piensas.

No fue tan duro como contaron, ni tan difícil como se esperaba, no fue un paseo, pero casi. El primer cara a cara, y una lección que espero dure toda la vida, porque los detalles permanecen para siempre, los detalles hacen el camino y la diferencia, y en ese año todo fue diferente, inesperado.

Me gustaron cosas que antes odiaba, me abrió puertas que antes sólo estaban medio abiertas, desbocó el lado salvaje, el lado estudioso, las lagrimas y los roces. Las miradas y las sonrisas recorrían las esquinas, el sentido común desapareció durante un tiempo, a pesar de los toques de atención que me llevaba.

Y es que no es fácil, mirar atrás y recordar la cantidad de experiencias que viví, de sitios que vi, cosas que aprendí, personas que ayudé o personas que me ayudaron a mi. Fueron muchas, lo prometo, demasiadas, anecdóticas, graciosas, penosas, pero todas ellas forman ya parte de mi vida, de mi historia, y de mis textos.

Debo mucho también a varios personajes, los cuales me integraron aquí, hicieron que el día a día mereciese la pena, las pachangas donde cristo perdió el mechero, las noches de Vagalume, las manos en el pecho, y los litros en las escaleras del Tbo. Las compañías, los botellones, las fechorías y las pequeñas confesiones.

Todo acabó pronto, pero mereció la pena, Salamanca no defraudó, la experiencia tampoco, y si tuviese que quedarme con algo de ese primer año, me atrevería a escoger la primera noche en la cual, le pusimos la guinda.


lunes, 15 de junio de 2015

El tiempo sólo es tiempo...

Desaparecer, recuerdo como conseguiste que lo hiciese, sin embargo no pude darme cuenta de todo el daño que me hacías simplemente con tu cercana presencia. Intente disfrazarme para que no me vieses, deslizándome por tus paredes mientras tu dormías, pero no funcionó.

Deje de correr hasta que me retorcí de ilusión, me di cuenta que jugar a veces no es la solución, que perder también sabe bien, aunque no sepas el por qué. El dolor solo desapareció cuando tu estabas lejos, cuando yo estaba disfrazado, cuando dormías, cuando evitabas pensar en mi.

Y yo, que solo quería dormir, volar lejos de ti, serte claro y decirte que no me gustaba estar contigo, que lo odiaba con mis ganas, pero los silencios me llevaban la contraria. Como cuando estabas, sin haber venido, juntos pero lejos, sin ti pero conmigo, la música sonaba sobre el ambiente, como si sólo fuese una canción de despedida.

No hubo más, la gente fue gente, y tu ya no estabas, la alegría volvió, el dolor se fue, la sonrisa creció y las lagrimas dejaron de venir con tanta asiduidad. El tiempo es tiempo hasta que lo cura, hasta que el querer no es poder, hasta el quedarte con la miel en los labios. El tiempo, solo es tiempo.

martes, 2 de junio de 2015

Una persona, dos direcciones...

Reímos lloramos y otras veces tan solo nos miramos, dejando el tiempo pasar, y viendo como los segundos juegan con nosotros, y además en nuestra contra.

Vivimos en un mundo de ignorantes, eso no se duda. Los hay quienes lo son por voluntad propia, y otros que lo son porque la sociedad les obliga a serlo. No hay margen para la gente curiosa, ni para la gente que se esfuerza, y tampoco para aquellos que buscan algo nuevo y diferente.

La vida, el tiempo y el horizonte, a veces son muy crueles con nosotros. Nos dan golpes, nos zarandean, nos incorporan en el frío desentendimiento que produce la ignorancia, nos masacra con dureza, o simplemente nos mata lentamente. Y no queda otra cosa que plantarle pulso, buscarle las cosquillas a todo eso para conseguir burlarle una vez más.

A veces siento, pienso, creo, que tenemos lo que merecemos, y no por razones de karma, si no por el simple hecho de que no somos conscientes de todo lo que nos jugamos día a día, y en cada decisión. Porque pasito a pasito, aprendemos nuevas tretas, nuevas maneras de saltar los muros, de esquivar las piedras. Porque la curiosidad mató al gato, si pero recuerda algo para siempre..., nosotros no somos gatos.

sábado, 16 de mayo de 2015

Una pequeña intrapolación...

Oyes cosas que cada día valoras un poco menos, sientes el calor que refleja el calor del tiempo, y aquí estamos una tarde más, sufriendo por lo que viene, y relamiéndose por lo pasado.

Porque el siempre, corre, se aleja poco a poco, porque no es egoísmo mirarse las piernas a cada paso que das, o ¿la estabilidad de los otros dependen de a donde mires?.

Parece que drogarse es necesario para pasar de capitulo, pero cada episodio es una hoja diferente, lo que hoy mal mañana peor, ¿lo qué quiero?, querer a lo que amo.

Y me inspiran estas situaciones, la ignorancia y diferencia, la casualidad de una foto, los pequeños detalles, las pisadas, las zapatillas en un atril. Gestos que marcan el camino, consejos que te hacen huir de la realidad, o de la virtualidad. Debido a esos errores que cometes, más pronto que tarde, pero que cometes, duele, pero marca, como un día soleado en la piel, quema poco y lento, sin dejar huella, pero ahí esta su resultado.

Todo tiene consecuencias, lo que haces, lo que sientes, lo que piensas, y como respiras. Parece todo muy fácil pero nada es lo que parece, de ello trata la vida, o acaso no has mirado a tu alrededor? Abre los ojos y disfruta de tu alrededor, disfruta de ti.

sábado, 25 de abril de 2015

Va de primeras impresiones...

Desoye lo que ven sus ojos, atiende a lo que le dice la nada, piensa como si no fuese con ella, siente como si le quisiera. Pasa rápido el reloj y no mira, habla palabra por palabra, pronunciando cada uno de sus pensamientos haciendo que todo sea nada.

Le sorprende la toma de decisiones, para ser sorprendida por sus propias respuestas ante la situación en la que se encuentra. Calla bocas continuamente, aunque a veces le dan de su propia medicina y duela aun más de lo que en realidad es.

Le pierde el nervio, y el quedarse con las ganas, el no actuar, el no dar un triste beso en la mejilla cuando le encuentra llorando por los rincones. El alma a veces le pesa demasiado, y solo busca librarse de lo inservible, pero todo aquello que a veces le sobra, otras le salva el problema del camino.

No huye, ni se queda quieta, solo afronta lo que tiene por delante. Abrirse las puertas le es fácil, el problema se le presenta al entrar, la primera imagen cuenta, pero cuesta, a veces demasiado mantenerla.

miércoles, 1 de abril de 2015

Un inestable, nunca busca su estabilidad...

Hizo trampas a la vida, le puso la zancadilla a su pasado con la única intención de ganar ventaja para su presente. Tuvo oportunidades que dejo pasar, las desaprovechó y ahora dice que se arrepiente, como si eso le fuera a cambiar su situación actual.

Las cosas ya hechas son cosas que ya no se pueden cambiar, y por lo tanto hay que dejarlas como están y seguir mejorando día a día, haciendo que lo pasado, sirva para mejorar hoy, para tomar decisiones de manera más satisfactorias.

Valorar las cosas cotidianas, solo se puede conseguir a falta de las mismas. Nos ha costado darnos cuenta de tal sensación teniendo que haber llegado un poco mas lejos de lo habitual. Han podido ser unos pocos días más, pero me atrevo a decir que han sido muy necesarios, de hecho han sido fundamentales.

Las pequeñas locuras, suelen estar bien, pero las grandes locuras son aun mejores, a la vista salta de que si no sale bien, algo positivo se saca de ellas. Piensa en todas esas veces que has pensado, si le cuento la verdad a alguien me tachan de loco, así que mejor no abro la boca y me quedo como estoy, pero aun así vas tu y la haces. Olé por ti, sin duda alguna, olé!.

Y ahí estamos los indecentes, los innombrables, los locos. Para nosotros las locuras son necesarias. Nos gusta que nos tachen de locos, porque todos nosotros sabemos, que más locos son ellos por desaprovechar semejantes oportunidades para ser felices.


lunes, 23 de marzo de 2015

Historia de nunca acabar...

Eran cosas muy distintas, pero la noche y su oscuridad, nublaba las diferencias. Acercaban los suaves besos, los fallos del tiempo, las caricias en el pelo, hacían cosas sin pensar y eso les hacía vivir, vivir sin pensar.

Y aunque pudiese parecer que no, fue un sí. Difícil conseguir semejante alegría, pero sentir la diferencia que le aportaba abrazándola con los dedos, soplando su pelo al vaivén del minutero, haciendo movimientos fríos que sólo ella consigue transformar en miradas cálidas, eso no se tiene todos los días.

Siente, como el cuerpo aguanta la tentación, tentación de besar el aire, de beberse sus suspiros, de comerse el mundo. Intenta lograr cambiar lo que no quiere que cambie, lo que no quiere que pase, está en su mano y no controlarlo mata lentamente.

No quiere que esa canción lenta, suene a despedida pero brindemos por haber salido ilesos de esa tórrida situación. El cambio ha de llegar, ha de ser claro y conciso, el tiempo corre, tu imaginación vuela y las personas andan en todas las direcciones, buscando salir de sus situaciones, pero por suerte aun no es nuestra hora.

jueves, 5 de marzo de 2015

Vive!

Hasta que no vemos las orejas no ponemos remedio. Mientras tanto nos parece todo estupendo, genial, incluso divertido, pero en cuanto nos quedamos sin nada, lloramos y lamentamos, pedimos justicia por lo que nos merecemos y no por la situación actual. Deberíamos ser mas justos con nosotros mismo y no quejarnos, y si lo hacemos que sea cuando aun tiene solución, no cuando todas las cartas están sobre la mesa.

Pero créeme si te digo que desde aquí todo se ve diferente, huele rico y sonríes aunque quieras llorar. Desde este punto de vista, lo poco agraciado se vuelve algo que enloquece, que enamora.

Las últimas oportunidades, o la ignorancia, se convierten en hambre, en ganas de aprender, ganas de vivir. Porque esto tiene algo, de verdad, que no consigue hacer desaparecer la buena sensación que deja, un gran sabor, sin duda.

El poder de la juventud, poco a poco va huyendo, ahora tienes en tu mano la manera de no arrepentirte pasado mañana. Tu eres juventud, aprovéchala porque las injusticias se irán instalando en tus días, no habrá manera de quitarlas del medio. Comprende que cada noche no puedes pensar en como será mañana, déjate sorprender, cierra los ojos, disfruta y sobre todo vive.

sábado, 14 de febrero de 2015

El concepto no demasiado concreto...

Todos los viajes comienzan cerrando los ojos, viendo que queremos que suceda, aunque luego poco sea su semejanza a la realidad. Nos hacemos ideas precipitadas sobre cualquier cosa que nos rodee, y ahí entra cada uno, para ver, probar y enfrentarse a su pequeña mentalidad siempre que pueda y quiera hacerlo.

Él contaba las veces que pensó cada una de sus tonterías antes de llegar allí, y una vez ante su ignorancia, quedó perplejo por su desconocimiento, por haberse dejado influir de comentarios de otros pequeños estúpidos, que de esos siempre sobran y hay que tener cuidado.

Novedad frente a rutina, nuevas calles, nuevos miedos, nuevos aires de vida que recorren los poros de nuestro cuerpo día a día. Y sí, quedó fascinado ante tal mezcla de sensaciones, porque nunca pensó en lo bien que sienta ser así, ser un loco, con todas sus letras.

Duró poco, como casi todo lo bueno, pero existe un método para alargarlo durante el tiempo que cada uno quiera. Es cierto, que supone demasiado esfuerzo y también excesivos sacrificios, por eso sólo está al alcance de unos pocos descerebrados que luchan constantemente por superarse, por ser mejores, por aprender cada día.

Soy un loco incomprendido, con sus ideas estúpidas, pero siempre con una sonrisa oculta, cual niño que busca descubrir el mundo cada vez que sale de casa. Porque ese niño, puede que no consiga nada a lo largo de toda su vida, pero habrá sido feliz intentando constantemente y sin cesar conseguir sus objetivos.

lunes, 26 de enero de 2015

Sindrome de realidad...

Indignado ante la falta de estabilidad mental de la mayoría de personas. Tantos síndromes de bipolaridad como si de niños en el parque se tratase, falta de personalidad de insensibles que viven en una mentira que ellos creen su auténtica verdad.

Lloran penas cuando añoran sus utopías, sin pararse a mirar si realmente han luchado para no merecerse eso, porque aunque crean que no, entrenan duro para ganarse lo que viven.
Ha llegado el punto, que las verdades, empiezo a dejar de verlas como tal. La mentira es el nuevo cambio, la felicidad intermitente de momentos esparcidos en medio de algo que nunca pensé.

Trastornados todos, luchamos por ser y presumir de lo mal que nos va todo, estados de ánimo alicaídos, unidos a la insensatez de nuestros actos. Tenemos lo que recogemos y por lo que veo, todo les sabe a poco.

Buscad vuestro lugar, pero sed conscientes de que las acciones desbocadas, acaban pasando factura y que aunque quitando la muerte todo tiene solución, recuerda que no siempre será las soluciones que deseáis.

jueves, 1 de enero de 2015

Volvemos a empezar

Uno más, uno menos, es una frase muy ambigua que vale para todo lo que este relacionado con la vida de cada persona, sea quien sea, viva donde viva, o se sienta de donde quiera.

Este 2014 ha sido un año, que no puedo valorar objetivamente, puesto que aun no he probado a vivir el que viene, por lo tanto la comparativa no tiene sentido.

Aunque es cierto que no me puedo quejar, he encontrado ese pequeño rincón que quita el sentido solo de pensarlo. No creo que existan palabras en mi vocabulario para contaros que transmite cada segundo en el que pisé su historia.

He conocido a mucha gente, me ha enseñado cosas muy interesantes para bien y para mal, me han hecho disfrutar y aprender de qué y cómo debo valorar cada situación. Me han dado verdaderas lecciones y otras me han abierto tanto los ojos, que me han hecho ser un poco más complicado, pero sin duda alguna, más abierto.

Por otro lado, me ha servido para reafirmar y reforzar las ideas que deambulaban desde hace tiempo dentro de mi. Basta con tener la habilidad de parar, observar y escuchar, para ver que o eres sincero contigo mismo o estarás muerto en vida.

Podría contaros mil anécdotas de este año, pero quien sabe, tal vez en este año que comienza deje las pasadas vividas, en algo común y habitual. Dentro de unos meses podré contároslas, o no.

Por último, y no menos especial, quiero daros las gracias por leer los textos que voy colgando cada cierto tiempo, (disculpad por ser tan irregular). Desearos un 2015 lleno de nuevas aventuras, de lecciones que aprender y momentos que olvidar, porque siempre vendrán mejores.

FELIZ 2015!!

sábado, 20 de diciembre de 2014

Si quieres cambiar, nunca repitas...

No aprendemos que las estrellas no se pueden tocar, y tampoco que si las podemos adoptar, mira bien y las verás más cerca de lo que en realidad están.

Una estrella moribunda, caída del cielo cual lagrima de un tal Lorenzo, nunca hacía caso a los avisos, ni a los consejos, ni a las miradas furtivas. Un día fue elegida, mal elegida, su historia nunca salió a la luz, quedo encubierta por la vida de los demás.

La hicieron llorar una y otra vez, la pobre ahí sigue, sufriendo entre la gente sin piedad, viviendo su cobarde historia. El tiempo de sus pasos caen lejos, lentos, leves y suaves, las palabras se le agotan a medida que el tiempo pasa. A veces, parece que se le apagan las fuerzas, pero siempre saca un resquicio de fuerzas para aguantar, cada vez le cuesta más, pero aun resiste.

Pensaba que todo podía cambiar, y así fue, a peor, así que ya no hay nada peor que pueda sucederle a ella. Las estrellas no se caen del cielo, por suerte. Esta historia no trata de nada concreto, solo de lo que pudo ser y no fue, porque tu te entrometiste en medio. La cobardía, timidez y la desvergonzada vergüenza te trajeron hasta aquí, sabes el final, no lo repitas.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Notas de audio, de un pequeño borracho...

Puede que esto suene a despedida, y lo es; y no me duele decirte adiós, porque al fin y al cabo cada uno va a seguir su camino, tu por ahí, yo por aquí, simplemente nos separaremos.

Nada será igual, aunque siempre te recordaré. Esta habrá sido una bonita historia en la que yo pensaré, diré y recordaré las miles de anécdotas que nos han pasado juntos. Pero nuestro camino se ha interrumpido y se va a separar, y no se muy bien que va a ser de mi ahora, pero supongo, espero, creo, que algo sucederá.

No te pongas triste, no lo quiero ni mucho menos. Yo intentaré reconciliarme con mi vida, espero que tu puedas seguir con tus amantes, con la cantidad de gente que te quiere conocer, porque a vieja no hay quien te gane, o al menos que lo intente.

Puede que a veces vaya demasiado borracho para decirte las cosas claras y saber que quiero exactamente. Pero como te dije, esto es una despedida y no hay muchas más vueltas que darle. No quiero hablar contigo, no quiero volver a saber de ti, no quiero recordarte, aunque se que en el fondo has sido una gran parte de mi.

Espero que algún día pueda volver a mirarte en lo más profundo de tu ser, pero hasta entonces no auguro nada, solo recuerdos, imágenes, voces, emociones, lagrimas, sonrisas, pequeños placeres de la vida. También espero que nunca te olvides de mi, yo lo intentaré, bueno miento, yo nunca lo haré.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Promesas que llevan a cualquier sitio...

No solo la piel de gallina, si no lágrimas en los ojos, eso me produce verte, tocarte no quiero ni pensarlo.

Quien me diría que una decisión casi sin querer, se puede traducir en el dolor de cada día, en el malestar y la angustia de no estar junto a ti.
Pensarte, me mata, no hacerlo me destroza, quien te conoce lo sabe, y a pesar de que son muchísimos tus romances, no me importa, siempre estaré ahí para ti, no lo olvides.

Susurros por la noche escucho, cuando el frío me despierta, abro los ojos y vuelvo a la vida real, a esa en la que tu no estás, en la que ya no piensas en nosotros. Fueron muchas las noches en las que me desvelé, y acudí a ti, allí donde fuere, me tapabas con tu oscuro y cálido edredón.

Tu blanco vestido, el sol reflejado sobre tu pelo, y tu aroma..., aroma árabe que me vuelve loco. Tus bonitas curvas, con tus subidas y bajadas de tono, y tu toque clave, esos ojos que lo ven todo....

No me quedan demasiadas palabras, menos lagrimas aun, algún día conseguiré pasar pagina, pero nunca te olvidaré, lo prometo.

martes, 18 de noviembre de 2014

Pequeñas reflexiones...

Muchas veces apuntamos a los ojos de aquellos que nos miran, otras fallamos aposta para no dejar huella. Toda historia tiene sus bonitos por qués, aunque en el momento de narrarla no se sepa muy bien exactamente cual fue el motivo que la desencadenó.

Otras veces, nos sentimos observados por las paredes que nos rodean, aunque de todos es bien sabido que las paredes no tienen ojos, si no solo oídos. Y estos hacen que la conversación más simple pueda ser malinterpretada o pueda hacerse que así sea, solo sabiendo su intención, quien realmente la pronunció.

Me cuesta cada día mas, encajar las piezas del puzzle, será porque he crecido, y ya no me divierto con esos juegos de niños.
Me cuenta cada día que la vida no es lo que era, que lo que hace nada me divertía ahora, directamente no me transmite nada. Y no se de quien o qué es la culpa, pero me siento como un perro en un garaje.

Tal vez, otra noche menos haga reflexionar una vez más al resto de la gente, al puzzle le siguen faltando piezas, a la gente veranos, y a mi la vergüenza.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Hoy, aun no queda nada...

Hoy nos volvemos a encontrar en el camino que tus ojos vislumbran, nos reímos, y recordamos como fueron nuestros momentos de antaño, pensando que eso puede volver a suceder en cualquiera de estos instantes.

Hoy, ante esta copa de vino, dejamos desnuda la piel, para recorrer nuestras entrañas. Sacamos a la luz lo que tan oculto escondíamos hasta que fuese el momento exacto para dejarlas ver, para que otros las puedan conocer.

Hoy, la noche no es más corta que la de ayer, pero si que es más fría de recordar, porque aun sigues aquí, conversando durante largos momentos, ratos cortos, pausados, con ganas y con saliva, pero al fin y al cabo conversamos.

Hoy volvemos a toparnos en el mismo punto de siempre, en ese el cual aun desconozco, ese en el que el miedo carcome hasta lo más hondo de mis pestañas. En el que las lagrimas, no son tal, si no simples ríos de locura.

Hoy volví a recordar algo que siempre llevé dentro de mi, puesto que no hay nadie que me conozca tanto, ¿quién mejor que yo?.

viernes, 31 de octubre de 2014

Depende de la nada, de nada depende.

Llegó un punto en el que límite se quedo corto, la inexistencia de pruebas le cegó en ver cosas que no había, y como es obvio todo el mundo le siguió.

Hay muchos tipos de personas, tantas, que no hay dos iguales, y lo mismo sucede con los momentos. Está de acuerdo que los factores que hacen de cada momento, uno diferente existen, eso es algo innegable, no hay problema alguno en reconocerlo.

Le encantan las metáforas, y siempre lleva todo al mundo de las empresas y los negocios, la meritocracia debería ser algo indispensable en la vida de cada persona. Incluida la competitividad sana o no, porque como alguien dijo alguna vez "el fin justifica los medios".

Esto va más allá y fracciona la vida en tres momentos, parece una santa locura hacer semejante tontería, pero es su tonta forma de vida.

-Ahora, a corto plazo, las cosas se hacen o no se hacen. Precedidas e influenciadas por el número de cosas que tercie en ese momento, pero es un sí o un no, no hay más.

-El ayer, el cómo llego hasta aquí, posiblemente se arrepienta de no haber hecho muchas más cosas que en su ahora antiguo no supo ver como importante, pero ahora es tarde, el medio plazo se quedo atrás y ya no hay remedio para modificarlo.

-Y el mañana, la hoja de ruta a largo plazo de toda persona. Aquí no hay dependes, aquí o se llega o no se llega.

Y que conste que los dependes no existen, son simples suposiciones que hacemos para acciones de un futuro que aun no han llegado, simplemente por el hecho de no enfrentarnos a ellas en este momento. Cuando una persona te pregunta algo, contestar con un depende es demostrar que no sabes que quieres en tu mañana, que no estas seguro de si tendrás el valor suficiente para llegar ahí.

Cuando muestras un depende, te desnudas ante el resto de tus principios, te escondes entre las nubes de la nada, te asustas de tu potencial, porque aunque no lo sepas, aquí solo estas tú, los dependes no existen.

martes, 14 de octubre de 2014

Una noche más...

Una noche más el volvió a ese lugar en el que nunca estuvo, al que le hubiese encantado sentir en los poros de piel, esperando la llamada de alguien en la hierba tirada.

No se lo conto nunca a nadie, pero ese pequeño secreto tenia dos puntos de vista, el real y el deseado. Real como sus sueños, deseado como si fuese la realidad que le esperaba tras la esquina al cerrar los ojos, una noche más volvió allí.

Nació junto a la señal, ese momento especial de decir, esta noche será por fin la esperada, podré llegar a donde siempre quise, a estar rodeado de bonitas metáforas, de pequeñas hipérboles que florecen de la nada, estar ante el tesoro de colores.

Intentará ordenar las ideas de su corazon, pero no cree en ser ordenado porque sin duda alguna es mejor caminar y tocar, desordenar e irse caminando al siguiente punto. Mira hacia allí, a lo lejos se ven sus miedos, ahora andan convirtiendose en su pequeño tesoro.

La vida le enseño, que cerrar los ojos teletrasnsporta, sin moverte de sitio. Quien no se consuela es porque no quiere, y quien no viaja, ve y saborea es porque no sabe cerrar los ojos...

lunes, 6 de octubre de 2014

Simplemente todo llega...

Todo esta lleno de ocasiones perdidas, de pisar la luna, de soñar en marte, de imaginarse la verdad. Y es por eso que la verdad no existe, ese cúmulo de omitir pequeños detalles de nuestro día a día, que van dando forma de algo hasta convertirse en eso que algunos llaman vida.

De los errores nos arrepentimos, pero en realidad son los que más nos enseñan. Hacer algo mal hoy, significa tener mañana algo de lo que hablar...hazlo bien y eso quedará en el ayer, nadie se acordará.

Las oportunidades no son trenes, ni autobuses en los que debes subirte, las oportunidades simplemente hay que aprovecharlas cuando se tienen, porque mas allá de ese momento, se irán y puede que no vuelvan, o sí, ya se verá.

La satisfacción suena a trabajo bien hecho, tareas que no asustan a quien lo busca, a aquel que pretende no ser uno más. El resto, desde la ignorancia, a la vergüenza y de la timidez a la dejadez pasando por la costumbre les aconsejo que deben quitarse del medio, porque hoy es el primer día en el que renunciaremos a ellos.

Por romper la absurda rutina que se empeña en aparecer constantemente, no mires a los demás, ellos no te entenderán. Tu vida es tuya, vívela, no te dejes influenciar por nadie y sobre todo, equivocate y disfruta de tus errores, así sí serás feliz.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Desde la ignorancia se vive mejor

Cuando se va ese brillo de los ojos, es demasiado tarde para preguntarte porqué ya no hay besos en la nariz, porque está tan lejos, por qué ahora parece que ya no existe. Cuando se va ese brillo de los ojos, es cuando pareces invisible, no existes, no importas.

Siempre estaba estático, en la misma posición, lamiéndose las penas con saliva, llorando al recordar aquellas magnificas alegrías que un día vivió. Es duro tener tanto, para luego pasar a no tener nada a lo que agarrarse, pero no arriesgar te lleva a seguir estando quieto, llorando por las esquinas, a no vivir lo que algún día sucedió.

Cuando uno no se mueve, es feliz en la ignorancia que lo rodea, con su rutina horaria, con la vagueza de sus ojos. Porque nada le pide ver más allá de lo que sus ojos alcanzan desde el banco donde todas las tardes pierde los pocos segundos de su vida.

Mientras mira a la gente pasar y piensa porque hacen tantas tonterías, por qué se esfuerzan en cosas que no les llenará, él ve el tiempo pasar y piensa porqué corre tan despacio, observando la situaciones que el tiempo le muestra, mientras tú, te planteas que igual es hora de dejar tu banco, e ir al siguiente.

Tal vez sea demasiado tarde para descubrir todo el mundo, pero aun te queda suficiente para descubrir tu otro mundo, el que aun no conoces. Desde la ignorancia se vive mejor, pero no se aprende más.


lunes, 21 de julio de 2014

Batallas para el recuerdo...

No existe un único momento en la vida de cada uno, en ella conviven cientos, miles de momentos únicos y especiales, pero ahora mismo yo solo tengo uno, y ese, es ella.

Muchos me contaron todas sus cosas buenas, todo tipo de detalles de su cercanía, de su bien vivir, de todo aquello que ella iba a aportarme a mi rutina. Otros, me contaron todas sus cosas malas, las muchas fueron pocas, las pocas insignificantes. La vendieron cuesta arriba, cuando en el fondo solo fue una terrible y bonita bajada.

Porque para llegar a su altura, había que empezar por los pies, recorrerla entera cada día fue un placer, bendita ilusión susurrarle al oído cada noche todo lo que no nunca quise decirle a nadie. Bailamos, juntos y separados, lo hicimos una y otra vez, hasta que sus tacones y mis prisas nos separaron.

Como cada minuto, recuerdo su sonrisa, su amor y su frialdad, frialdad para decirme una vez tras otra que no. Que eso tenia que acabar, para terminar despidiéndose con un beso en la comisura, un quiero pero no puedo, un puedo pero no debo, un "pero es el último".

Poca gente en el mundo supo de este romance, romance corto y breve, pero intenso que dejo con ganas de más, con ganas de volver a ti, con ganas de volver a bailar contigo en cada rincón de cada habitación. Digna historia de los mejores cuentos, de los romances imaginarios de su diario, de las batallas que siempre soñamos.

Me perdí de ti, estoy aprendiendo a sobrevivir, y te encontraré, no me cabe ninguna duda. Porque sin ti, ya nada es lo mismo.

martes, 1 de julio de 2014

No habrá dolor...

No habrá dolor más grande que la ausencia de su olor, la ausencia de sus rincones, la esencia de sus vivencias.

No habrá más dolor, porque muerta ella, acabó la rabia de haber dejado pasar algunas oportunidades que no se volverán a dar. Llorará la calma de no haber disfrutado de los momentos de éxtasis en su compañía, de no saber ver lo que nadie más vio, lo que nadie más imaginó.

No habrá más dolor cuando tengamos tanta distancia de por medio, que ni nosotros mismos seamos capaces de recordarla mentalmente. Ni tan siquiera lograremos recordar que fue lo primero que pensamos el uno del otro al negarnos la mirada por primera vez.

No habrá más dolor debido a que el tiempo todo lo sana, incluso hasta lo que no ocurrió. El tiempo es sabio y tiene respuestas para todo y todos, incluso para gente como tu y como yo. Nuestras aventuras no fueron conocidas por casi nadie... pero ahí están, un poco más olvidadas desde ayer.

No habrá más dolor porque la costumbre duele menos que la primera vez. No somos los de siempre, ni seguimos en el mismo lugar, pero una vez más volvemos a despedirnos. Con más alegría que pena dejo un poquito de mi peso en ti, tal vez algún día vuelva a por lo que no viví.

lunes, 26 de mayo de 2014

La tempestad de la sonrisa...

Vuelvo una noche más para decirte cosas que nunca te diré, las que nunca imaginarás, de las que siempre te dejan boquiabierta, siempre hasta el final.
Te contaré que me encanta llorar, necesito hacerlo para sentir que aun sigo aquí. Me encanta el momento exacto en el que la última lagrima me produce esa sensación de picor por la mejilla. Cuando pasa de muchas a una, ese momento es tan...

La sensación de tranquilidad que ello conlleva para mi, es superior a muchas de las cosas que deberían relajarme. Llámame raro si quieres, yo prefiero llamarlo x, porque esto siempre será un factor a tener en cuenta, del cual no nos podremos evadir nunca, ni puedo ni quiero.

El verde de mis días expresa tantas cosas que no tendría tanta tinta en un solo bolígrafo para enumerarlas todas, por eso prefiero hacerte llegar otras cosas menos importantes como que...a veces es mejor pisar el orgullo y luchar por cosas "imposibles" porque esas pisadas en el camino dejarán huellas. Pasos en los que saldrás malparado, no te lo niego pero te sabrán casi a victoria.

Una vez más te diré que me encanta llorar, por la sonrisilla que en mi cara produces. De todos es bien sabido que sonreír es bueno para vivir.

domingo, 4 de mayo de 2014

Quise dejarle marca y no se me ocurrió mejor manera que dejarte con la miel en los labios.

Escogiste a la chica de los ojos penetrantes, la de sonrisa que se clava en la mirada del que la observa. Ella buscaba sombra en el desierto, química en la nada, y la encontró, al menos por unos minutos.

El frío que tenía, no hacía más que convertirse en calor cuando ella abría la boca, él solo ponía los brazos. La encontró y no fue fácil, porque no era sencillo lograr que alguien le llamase la atención, pero no cuestionó su opinión, simplemente se dejo llevar.

Hubo altibajos, como en todas las mareas, unas veces le daría la mano, otras sin embargo solo le tiraría un flotador para que se buscase la vida por ella misma. Pero siempre acabaría salvada, porque la ternura y la estupidez no están reñidas, son puntos de corte que todos necesitamos.

No fue fácil sobreponerse a la situación, y si ¿fue lo correcto? el tiempo lo dirá. Hoy por hoy, solo el suelo y la muchedumbre son capaces de contar que sucedió, porque allí no había nada más que dos almas con ganas de disfrutar del tiempo que ya no nos acompaña. Expectantes ante las frías y brillantes estrellas que posaban sobre ellos con ganas de ser sopladas y apagadas, para siempre.

Quise dejarle marca y no se me ocurrió mejor manera que dejarte con la miel en los labios.


martes, 15 de abril de 2014

Hay momentos y momentos..

Hay momentos que se guardan para un futuro olvidar, fotos que simplemente se hacen para ser quemadas por el tiempo, ilusiones y estados que se olvidan con la misma facilidad que se crearon. Todo ello está en ti, en tu camino, en el reflejo de sus ojos.

El silencio de la noche me trasmite el calor de tu mirada. Las ganas de comerte a besos en cada rincón, de acariciar las curvas de tu alma. En la noche nada es lo que parece, excepto las ganas de vivir, se me repite al pasar las noches en medio de la nada, rodeados de luces que no existen, que ya no están.
La comodidad entre nosotros es directamente proporcional a la distancia que nos separa. En esta noche el tiempo nos separa del alba, alba que sin duda alguna espero sobrevivir a tu vera. Alba que cada noche acaba y cada mañana comienza.

Ella, niña de dulce cara, pequeña pero de gran alma, aventurera como la noche, salvaje como el otoño tardío. Sin embargo él, frío como el invierno, en busca de los primeros rayos de tranquilidad de la primavera. Sentado ante una estampa, propia del verano, a su alrededor, tierra y espigas secas, como la esperanza que le ha dado una tarde de domingo cualquiera.

En esta noche oscura, volverán a temblarte las piernas como nunca has imaginado. En esta noche te prometo el sol, el cielo y la luna.




Y ayer estaban ellos, reencontrándose por primera vez

sábado, 22 de marzo de 2014

La primera primavera del año...

La primavera está aquí, y tú a su lado. Sonriente, esplendida en tu máxima esencia, pero estás ahí, aunque por mucha conciencia que le pongas, no conseguirás no separarte de ella. Tan solo quieres hacerle un poquito más feliz, que destaque entre el resto de tus días, que marque las horas de tu vida.

Te haces la dura y dices que no, que estás demasiado agusto con ella, su temperatura es perfecta, ni frió ni calor, ni toda la libertad, ni todo su agobio. Estás tan cómodo que rezas porque nunca se vaya, que nunca te deje, pero sabes de sobra que otra vez lo hará. Al fin y al cabo en eso consiste tu historia.

Llorarás durante algún tiempo, y otras estaciones intentarán suplantarla, empezarás a quitarte las lagrimas cuando veas que las noches frías de invierno sin su compañía no son lo mismo, ahí sabes que ella vuelve a acercarse a ti, que la primavera vuelve a llegar.

Año tras año llega, y notas que no es la misma que la anterior, pero vuelves a ser feliz, a sabiendas que todo volverá a acabarse, que tendrás que volver a empezar, pero esa es la vida, disfruta de lo que tienes mientras puedas, disfruta de ella, porque sabemos que eso que nunca queremos que se vaya, se acabará yendo.

martes, 11 de marzo de 2014

Por este instante...

Sobrevivimos a las tormentas, a las noches de verano y a las aguas del invierno. A los copos de diciembre, a las flores del abril y a las hogueras de noviembre. Aguantamos los dolores, las lagrimas y la respiración.
Exhalamos los momentos, sudamos la indiferencia y vendimos la verdad.

Por todo, por lo que hay y lo que vino, por lo que se queda, levantamos suspicacias, arremetimos contra la rutina. Vivimos en la máxima rebeldía, siendo cómplices del silencio, compañeros de la complicidad, fuimos supervivientes de nuestro día a día.

Nadie nos puso limites, los trazos se sobrepasaron, quedaron sepultados entre momentos en los que nunca recordaremos, porque volverlos a vivir es lo que nos invita a repetir. Cada noche nos acostamos sabiendo que mañana será un día espectacular, porque la vida tiene un sabor fuerte pero del que nunca nos cansaremos.

En ella, simplemente buscamos con quien perder el aliento, con quien desgastarnos entre saliva, y disfrutar de lo prohibido, día tras día, momento a momento.




jueves, 6 de marzo de 2014

Un pasaporte a la diferencia.

Esto es como todo, lo que nunca se puede evitar y se vuelve a lo de siempre, a la pescadilla que se muerde la cola, esa que nunca acaba por más que la intentes separar.

Se tercia un camino a la nada, un infinito sin un más allá, un lleno pero vacío. Las cosas no cambian así como así, porque a pesar de haber días malos, ahí está su sonrisa para contrarrestar esos días flojos y apáticos que nadie quiere, y eso no hay quién lo cambie.

Más lejos o más cerca, pero la duda y la inseguridad siempre están ahí. No se mueven, le siguen como si estuviesen encadenadas a su cuerpo, a su mente. No sabe que hacer ante ellas, no comprende como actuar, nada le funciona y siempre acaba perdiendo su fuerza en el camino, intentando huir de dios sabe qué.

Más allá de todas las tonterías del momento en el que vivimos, de las preocupaciones sin importancia por las cuales montamos universos paralelos, cuando realmente para lelos estamos nosotros mismos, que nos encargamos de complicarnos todo llevando detalles tontos a niveles extremos. En ese momento, recuerdo algo que se quedó marcado muy a fuego desde entonces:

"En las pequeñas cosas, se encuentra la diferencia y esta, hará que seas alguien especial, o simplemente uno más. Un pequeño matiz, puede hacer grandes cosas, grandes diferencias, no lo olvides. Tienes mucho potencial para ello, no lo desperdicies, ese siempre será tu pasaporte a la diferencia".

sábado, 15 de febrero de 2014

Ayer, hoy y mañana.

"Ayer ahí, hoy aquí " escribió en su piel con tinta negra. Para que cada día que abriese los ojos leyese cual era su objetivo, el motivo y el significado de su vida.

Tuvo las cosas demasiado claras, aunque siempre hubo pequeños borrones que le hicieron dudar, pero tachó, y comenzó de nuevo. Le recuerda a los dictados que hacía de pequeño en el colegio, o cuando tenía que elegir que fórmula utilizar en la E.S.O, o que bachiller elegir, que carrera escoger, que hacer a su fin.

Vivimos en un mar de dudas, no nuestras, pero que sí nos afectan constantemente, y son doloras porque nos harán mirar atrás para insinuarnos que hubiera pasado al elegir otras opciones. Siempre hubo dudas, hace mucho, hace poco, ahora y mañana, ellas siempre están ahí. Sólo la gente infeliz es la que se para a mirar esos detalles, porque la gente que sabe que quiere, no duda en mirar lo anterior de reojo sin nunca perder de vista lo que tiene por delante.

Siempre le ha encantado hablar sobre nadas, pintar palabras en el aire, escribir con tinta blanca, porque eso mismo le hace ser él, tan peculiar como llamativo. Se dedica a sobrevivir al día a día, a vivir por encima de sus posibilidades, porque por mucho que nos digan que eso es malo, él sigue demostrando que no es así.

Ya no recorre tinta por la sangre, esta tomó un color negruzco hace demasiado tiempo, pero nunca se conforma con nada, siempre quiere más, por eso mismo su cuerpo lo recibirá con otro mensaje más día tras día. "Ayer ahí, hoy aquí, mañana allí "



sábado, 8 de febrero de 2014

Nunca un pero, fue tan poco decisivo...

Él, lo único que quiere es darte un beso, uno que te demuestre lo que no se atrevió a decirte con palabras nunca. Sólo quiere robarte el aliento, día tras día, noche tras noche, de cama en cama.
Porque hay tantas cosas que se guarda, como tantas se le pasan por la cabeza cada vez que tu nombre viene a su mente.

Sinceramente no sabe a que se debe, pero desde que te vio, no sabe que le gusta de ti, sin contar esa sonrisa que le da la vida al verte. Aun siendo una situación irreal, se le antoja tenerte hasta el envejecer, tu aroma le embauca por la noche, y por el día está claro, ella en sí.

Tu sonrisa es capaz de alegrarle el peor día de los peores momentos, es capaz de acercarle un poquito más a lo imposible, motiva a seguir luchando por conseguir lo que le falta para estar a su lado. No creo que seas su chica ideal, pero creo que te acercas mucho a lo que necesita.

Hay muchas contras subsanables, pero solo un pero, los peros siempre intentan emborronar todo, pero ya le queda poco para demostrarte un poquito más que aunque pienses que no, es que si.

viernes, 7 de febrero de 2014

Como todo este tiempo...

Que dios nos pille confesados si alguna vez alguien sabe de nuestros pecados, porque aunque tu seas una niña angelical, yo por suerte soy un pecador nato.

Padre, he de confesar que recuerdo demasiados detalles, tal vez sean excesivamente pocos para todo lo que he podido recordar al volver a saber de ti, pero no me siento culpable.
Aun recuerdo la época de ese chico que iba por la vida descarriado, de persona que vendió su alma con tal de ser un poco más que ayer pero menos que su mañana. Dicen que una retirada a tiempo puede convertirse en una victoria, pero no creo que yo me retirase, más bien me echaste del camino, y gracias, creo a ello, resucité.

En todo transito, siempre hay baches, curvas, obstáculos... y tu y yo hemos recorrido diferentes caminos, muy diferentes, pero al fin y al cabo con una cosa en común. Me alegré de tu tremenda decisión, aunque las aguas se abriesen y nos separasen aun más. Pero todo lo que se abre, acabase cerrando y esta vez tampoco fuimos menos.

Odio hablar contigo, porque no puedo hacerlo mirándote a los ojos, pero me encanta leer que tengo mensajes tuyos. Siempre he creído que nuestros pequeños momentos, siempre fueron parte de algo muy grande, me temo que más de lo que he imaginado nunca. Pero estoy seguro, de que la cuerda que nos maneja, sea la que sea, guarda más sorpresas para nosotros.




El mundo murió, y nosotros con él, pero nuestro lugar siempre quedará ahí inmune al paso de los años, como todo este tiempo.





domingo, 2 de febrero de 2014

Esta notita...

El tiempo le volvió previsible, le desnudo ante el mundo, lo dejo débil de conciencia. Por eso decidió luchar por volver atrás, por el ser el de siempre, el de antes.

Ahora titubea frente al espejo, cuando antes era el espejo el que lo hacía ante su reflejo, porque aunque pasa los días con una sonrisa en la cara, por las noches le cambia el semblante. No se siente cómodo aunque está tranquilo, podría ser peor se repite día a día, pero eso no es vida para nadie, ni incluso para un muchacho como él.

Todas sus vivencias las cargó a su espalda, hasta el punto cuenta con una mochila sin fondo, un pozo de recuerdos que nunca termina, que no acaba de llenarse nunca. Él sigue tratando de conseguir que esa mochila ocupe algo más pero por más que intenta no lo consigue, suma y sigue, suma y sigue..

Viaja, viene y va, corre y anda, vuela y gatea pero nunca deja de moverse. Tal vez su problema no sea ser previsible u original, si no intentar concienciarse de que hace mucho menos de lo que en realidad consigue. Una persona demasiado humilde a la vez que sobrada, segura de sí misma entre todas sus inseguridades, alguien con vida entre todos sus sueños.

Algún día puede que la necesites ;)

sábado, 1 de febrero de 2014

Por ti, por mi y por nosotros.

He de confesar, que puedo enamorarme al menos una vez cada día, de hecho, lo consigo con demasiada facilidad. Rubias, morenas, pelirrojas de pecas y sin ellas, aparato, gafas, altas y bajas, con curvas siempre. No importa como sean, sino quienes son y que me pueden enseñar. No puedo dejar de tener pensamientos acerca de como sería el futuro a su lado, de como hubiese acabado todo.

Me gusta disfrutar de esa sensación de novedad, de inquietud, de saber como será, de la fase de tonteo, de todo eso, mi yo mismo me impide aguantar las ganas y prefiero no quedarme con las dudas e imaginarlo.

Aunque me cueste reconocerlo, disfruté de las malas elecciones mientras duraron, lloré de felicidad al saber que aunque no me convenía, ni tenían futuro, ni esperanzas a partir de ese momento, me hacían feliz.

Pues eso mismo, me sucede con la vida, el día a día me enamora con un día lluvioso o con un sol radiante, con unos pequeños copos de alegría o de tristeza, con un frió cálido, o con un cálido frío. No puedo permitirme el lujo de desaprovechar cada oportunidad que se me brinda, porque por eso estoy aquí. Por ti, por mi y por nosotros.

lunes, 27 de enero de 2014

Batallas de antaño...

No valoras algo hasta que lo pierdes, esa típica y estúpida frase que viene a recordarte que hay algo que has hecho mal, pero a toro pasado, todo es fácil de decir.

Esta noche no se parece en nada a la de hace 3 años, han cambiado demasiadas cosas. 

Ha cambiado el mundo, a peor, ya no es lo que era. Y hasta respirar en esta jungla llena de listos e impotencias se hace difícil. 
Ya no existen las sonrisas, ni los bonitos gestos, ahora solo quedan las miradas por encima del hombro, las mentiras sobre el papel

Ha cambiado la mentalidad que rondaba esa noche en mi cabeza, eso ha logrado modificar mi estado de ánimo, mi capacidad de preocupación, soy más vulnerable que antes, o menos seguro de lo que estaba. Porque aunque sobren ganas de tirar para adelante y conseguir planes futuros, ahora veo océanos donde solo hay vasos de agua.

He cambiado yo, porque ahora no me enfrento a la batalla con la moral de ganar demasiado como antaño, ahora puedo perder lo que tanto me ha costado conseguir en estos últimos tiempos. Y eso me supera, tal vez no este preparado para el fracaso, pero creo que he dado un paso más allá. He conseguido algo que hace tres años, era un plan de futuro sin pies ni cabeza.

Es cierto que todo ha cambiado, que no volverá a ser lo de antes, pero ante todo, nunca pienses en lo que puedes perder, porque eso, hará que lo pierdas todo.

martes, 21 de enero de 2014

No todo es tan blanco como lo pintan...

Y ahí vuelven los fantasmas del pasado, lo que te hacían perder el control de tus decisiones y lo dejaban a la presión del momento. Ahora existe algo que antes no había, ahora existe el miedo. Miedo a no dar la talla, a fracasar, a sentir que has perdido el tiempo, pero hazte ver a ti mismo o a ti misma, que no, que no es así.

No te tortures pensando en que hubiese sido si..., sino en como puedes arreglar lo que no hiciste ayer, en como hacerte ver que eres capaz de llevarte todo eso por delante. Y no, no te tacho de pesimista, más bien todo lo contrario, hasta los más positivos, tienen sus puntos de flaqueza, pero ahí está su capacidad para decir por ahí no pasas.

Creo que el miedo es cíclico, que nunca se termina de ir, porque siempre hay cosas nuevas por las que sentir desconfianza, por muy seguro de ti mismo que te encuentres.
Por eso mismo, estés donde estés, cierra los ojos, cuenta hasta tres, hasta diez, o un millón si hace falta, pero estate seguro de tus posibilidades, de tus capacidades y de tu fuerza. Se seguro de ti mismo, porque si fallas ahí, estarás perdido, tal vez, por mucho tiempo.

miércoles, 1 de enero de 2014

Siempre existieron las cosas irrepetibles...

Tan bella como ninguna, tan oscura y clara como la cerveza... siento que se escapa entre los dedos... Entre los suspiros del alma...entre las ráfagas de viento.
Tal vez haya llegado la hora de hacer las cosas sin pensar, de dedicarnos a disfrutar de todo aquello que nos de la gana, simplemente a vivir como nosotros queremos. Aunque hay cosas que no nos dejan llegar hasta ese punto donde encontraríamos la máxima felicidad, hasta que se nos antoje algo diferente.

Lo que ella deslumbra, nunca mas podrás verlo reflejado... ella es única y bajo un manto de estrellas, destaca aquí entre los nuestros. Única como ninguna, sola como todas. No importa como pienses, solo que sepas como eres y lo que representas para el resto. Dicen que una vida no es suficiente para tener lo que se necesita... que nunca se es feliz del todo, que nada durará todo, ni nada es para siempre, pero tú, espero que este ahí por mucho tiempo.

Me gustaría saber sobre que escribo pero mejor lo dejo a la improvisación, soy incapaz de perder mi derecho a la esperanza. Nadie conoce los límites, y a mi no me gusta limitarme por lo que tengo la vía casi libre para hacer lo que mas me plazca. No quiero ponerle excesivo valor al tema y decir lo voy a terminar consiguiendo a pesar de todo el esfuerzo que ello conlleva, pero si de algo se, es de mi poca mala cabeza para las perdidas de objetos, ya sean palpables o simplemente sensibles a la vista.

La vio y enmudeció, rió y él lloró.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Incondicional ser de condiciones...

"Él vivía a su manera, creía no necesitar a nadie. Al fin y al cabo vivía la vida de tal modo que parecía que la gente le sobraba (a pesar de estar siempre rodeado). La imagen que él mostraba al mundo, era diferente a la que yo vi. Lo vi de lejos, lo intuí de cerca. Nos utilizamos para el bien, pero al fin y al cabo nos utilizamos. Él es ese gran amigo, que ni siquiera es amigo. Es alguien incondicional, pero plagado de condiciones. Así es él, o al menos así lo vi.

Sin lugar a duda es él mismo en todo momento, sin dejarse influenciar en su manera de actuar. Muñeco roto que tira para delante. Imagen fuerte con la que no me consigue engañar. Muy consciente de sus capacidades, y no hace como la mayoría de las personas, él muestra y reconoce sus habilidades. Lo cual me parece muy auténtico y digno de admiración.

Con las palabras se abre al cien por cien, mostrando sin miedo lo que tanto escondió en su día. Descubriéndose a sí mismo lo que no se atrevería a reconocer de no haberlo escrito. En sus escritos deja ver, no sólo un lado sensible, si no un lado firme ante la vida. Una dureza que en ocasiones incluso podría parecer de hielo, pero que por otro lado acaba derritiéndose.

Inacabado rompecabezas formado por extrañas piezas."


Hoy traigo un texto que me ha dedicado una persona que me conoce demasiado bien, ella es un tanto especial para mi. Su nombre es Sara y os dejo su blog para que le echéis un vistazo. Y si os gusta, no dudéis en comprar su nuevo libro "Empática Sara". Os dejará con ganas de más.

martes, 10 de diciembre de 2013

No bebe para olvidar, si no para no recordar.

Le sorprende la indiferencia que suponen ciertas cosas, cosas que no hubiese sido capaz de imaginar hace tan solo un poco tiempo atrás. Todo empezó con buen pie, nadie conocía más allá de lo que debía saber, nadie hablaba por hablar, al menos no en ese momento. Nada de todo eso estaba tan mal como lo pintaban.

Quién matará gigantes por ti cuando ya no tengas fuerzas ni te encuentres en condiciones para ello, le decían. Nadie podrá escuchar ya tu voz, ni tendrás quien te guíe en la oscuridad de tus días, sólo tu fragilidad será lo que se vea en cada mirada, en cada recuerdo, en cada palabra, le decían.

En el fondo sabías que sucedería, la distancia es dura para casi cualquiera, y no puedes cargarte todo a la espalda, Aun menos perdido entre nubes de abrazos no dados, de sonrisas no entregadas, de lo poco que duran los ahí estaré para siempre.

Tanto se empeñaron en no querer entenderlo, que al final entendiste como lograste salir adelante sin ellos. No bebe para olvidar, si no para no recordar.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Ella me pone la mente a flor de piel...

Quiero vivir bajo las faldas de tus vistas. Sentirme inquieto ante tus resoplidos, y falto de ellos ante el calor.
Tal vez me equivoque al pensar que todo iba mal, y desconfié de esos flojos destellos que me enviabas noche tras noche desde que llegué. La rumba me acompaña allá donde vas, y disfrutarla me pone la mente a flor de piel.

No puedo negarlo, desde el primer minuto, me asombraste hasta limites insospechados. Mas allá de donde tu imaginación quiera y pueda llegar. Palmeo con las ideas que se me vienen al oler tu aroma, ese leve toque que me hace enmudecer. Lo que tanto llegas a temer, al final se queda en lo que más echas de menos. Y es ahí donde ves las injusticias que te rodean.

Y no es, hasta que sales de casa y abres los ojos, cuando te das cuenta de que vivimos en una mentira llena de estereotipos.
Que sentirían esas personas que no están aquí... o incluso, aquellas asustadas que cuando están solas piensan que no hay nadie más. No existe castigo más cruel, que esas tonterías a las que más tememos, por estúpidas que sean.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Calor, sonrisa, satisfacción y vuelta a la realidad...

Calor, sonrisa, satisfacción y vuelta a la realidad. La vida está continuamente ligada a la de otras personas, y ahí siempre hay un denominador común. Para un fotógrafo su cámara, para un pintor su pincel, la vida para nosotros.

Tuve miedo de llegar e irme, miedo a pensar, a caminar bajo esa terrible tormenta de palabras. Nunca se sabe donde puedes empezar, ni como puedes acabar, pero en un instante te das cuenta que la frontera estuvo siempre ahí, esperando a que la atravesases.

No vale con dejarse llevar, ni tan siquiera sabiendo donde llegarás, en tal caso la diversión brilla por su ausencia. En otro tiempo, en otro lugar, las cosas hubiesen sido muy diferentes pero estamos aquí, ahora, tú y yo. ¿A qué esperas para decirme con palabras lo que tus ojos chillan con la mirada?.
Sonríes pero no vas mas allá, y mientras, yo sigo aquí, tumbado en mi cama escuchando la canción que un día marcaste en mi. Y por eso aseguro, que desde entonces, no he dejado de mirarte, ni de imaginarte.

domingo, 27 de octubre de 2013

Palabras que unen diferencias..

Ser infeliz está solo al alcance de unos pocos. A él la felicidad le viene en cada respiración y solo se le va cuando bosteza por el sueño que le contagia el cansancio. Porque ser feliz cansa, aunque parezca mentira, porque no es llegar y besar el santo. Es llegar y disfrutar hasta que tu vida sea capaz de decir basta.

Columnas de humo en el horizonte, un sentimiento extraño en mi interior, curiosidad y deseo, verde y marrón, música y ruido. Posibilidades que nos brindan a diario, pero que solo hay que saber apreciar, y no basta con tenerlo.

Grandes semejanzas atadas a sus diferencias. Diferencias abismales, unidas por una sola palabra. 

jueves, 24 de octubre de 2013

Ni mentir, ni temer.


No miento cuando digo que ni quiero ni busco, ni tengo, ni quiero comprender porque debería hacerlo. Cada uno tiene su vida, la hace a su manera, que barra su parcela y deje de entremeter su pobre cabeza allá donde nadie le reclama, porque el día que caiga en una finca cercada, en ese momento se dará cuenta de como tiró todo el tiempo que tardo en peinarse para poner buena cara cuando le pillasen infraganti.

No se a donde voy, pero se que sería capaz de quemarme con el hielo, de escalar hasta el más allá, de viajar por cada uno de los mapas, pero sigo aquí, quieto entre la movilidad de las tardes sin freno. Nunca sabré exactamente donde estaría en caso de no haber hecho lo que ya he hecho, ni tan siquiera se donde estoy ahora mismo, solo conozco el ayer y a veces ni lo recuerdo...

Podría decir que dentro de mi cama hay reglas, que en mis sueños no hay fantasías, que tras mis noches nunca hay días, pero estaría diciendo algo que ni se aproxima a la realidad, y para contar cosas de ese tipo, está la gente como tú.

sábado, 19 de octubre de 2013

Nunca sabrá a demasiado.

Pasas junto a ella y se eriza la piel, solo de pensar cuantas batallas guarda su cuerpo. No pasa el tiempo por su rostro iluminado, desde aquí, la sombra que refleja no apena, si no place a todo el que  guarda cobijo.

Cuerpo inexplorado, del cual quedan ganas de recorrer cada una de sus esquinas...conocer a besos cada una de sus historias, dar lo imposible por volver a estudiarla una vez más.
Da igual desde donde la mires, sigue siendo igual de armoniosa, como la canción que suena de fondo. Una guitarra rompe el goteo de sus carcajadas, y es que su principal encanto, te hace ser su principal motivo para volver a buscarla.

Por mucho que cierres los ojos, después de admirarla solamente una vez, no podrás quitártela de encima. Disfruta de la sensación, porque nunca la tendrás, pero sabes que siempre será tuya.

martes, 15 de octubre de 2013

Hasta en el fin, las cosas no cambian...

Intenta mantener la respiración, piensas justo antes de poner el primer pie en ese nuevo lugar. Tantos miedos enlazados con expectativas, que no rendirse ante el juego del día a día supone perder el tiempo que tenemos para soñar despiertos. Ganas de comerse cada palmo de tu camino, provocando en tu triste rostro una pálida sonrisa.

Una caída por tu camino, en cualquiera de estas calles empedradas puede suponer un nuevo mundo de vivencias, una vez en el suelo siempre es bueno mirar y preguntar, preguntar cuanto tiempo llevas ahí tirado sin levantarte para continuar a donde tu quieras.

Tan cerca y tan lejos, las cosas poco cambian, seguimos donde hace unos años pasábamos el tiempo, hablábamos de lo mismo solo que con otro nombre.

Hoy somos los mismos, aunque algo más mayores, con muchas más vivencias en los bolsillos pero con mucho menos tiempo en el reloj. Nada cambia salvo las ideas acerca de la vida, eso no depende de donde estés en ese momento, ni con quien, solo importa cuan cansado te sientas para darle otra vuelta de vista a las cosas y verlas de esa manera de la cual nunca supiste su existencia.

jueves, 10 de octubre de 2013

A veces existen males menores...


Vuelve el miedo de pensar en gris, las ideas se emborronan como las gotas de tus ojos. Todo el mundo entiende todo pero nadie sabe nada.
Demasiados misterios le rodean como para que sea tan fácil. Lo ve y piensa en que no puede ser, pero al fin y al cabo la razón le tira más que su sentido común y vuelve a perder la partida.

Por mucho que él trabaje en mentalizarse de que sabe que hace, no tiene ni pajolera idea de donde se mete. Intenta medir las palabras a ojo y unas veces acierta y otras simplemente ni se le acerca, ¿cuál tocará esta vez? Solo él lo sabe.

Fuerte de ambición y grande de mente pero al fin y al cabo siempre limitado en lo que respecta al resto de circunstancias. A sabiendas que, cuando duele más la incertidumbre que la propia respuesta, ahí perdió el control de sus intenciones.

martes, 8 de octubre de 2013

¿Y dónde queda el más allá?

Aunque él siempre quiso vivir esto contigo, no pudo evitarlo. Intentó que tuvieras todo lo que imaginases, darte fuerza, vida, empujones y salidas, pero nunca fueron suficientes. Siempre quería más, y más se convirtió en algo difícil de alcanzar incluso para él, pero ahí estaba para dártelo.

Siempre fueron las mismas excusas las mismas pegas, pero ahí seguía para darte lo que no te dio nadie más. Podrás olvidar todo lo anterior pero promete que no imaginarás lo que podéis hacer juntos,  no se podrá borrar, jamás se podrá dejar caer en el olvido.

Viviremos la misma vida, en la lejanía seremos prisioneros del mismo todo, nunca lo olvides, lo vivido siempre estará presente de aquí en adelante, la única opción que tenemos sobre nuestro pasado, es saber donde lo guardamos.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Demasiado tarde para cambiar.


Por la muerte de palabras cobardes, trato de contar las sonrisas que veo cuando deseo contar historias de noche, historias de cada momento de tus sueños. Darnos cuenta de que con un par de besos, un que tal de vez en cuando y poco más, las cosas no salen bien. Tampoco imaginar momentos mejores sirve de nada, solo son palabras necias que recorren el aire que respiras.

No andar siempre será un fracaso, pero debes saber cual es tu sendero, porque es frustrarte no saber dirigir una caricia en el momento que debes, si te sientes como siempre, erra porque algo estás haciendo mal. Las carencias entre las diferencias de los que destacan, como cada amanecer es un nuevo reto para ellos, mientras que para ti simplemente te satisface intentar sobrevivir entre ellos.

Siempre intentó copiar a la gente, no supo valerse por si mismo, nunca aprendió a hacerlo, y ahora ya es demasiado tarde.

.



domingo, 1 de septiembre de 2013

Puede...

Puede que si, que esté demasiado cansado como para volverlo a intentar. Puede que sea la última vez que no consiga dominar a mis parpados, pero se que no será la última que tenga esta sensación.

Agobio lleva cogido de la mano a soledad en este momento, mientras se comentan en silencio todas esas cosas que no se han contado en los tiempos que corren. Le cuenta lo sola que se ve, noche tras noche sin cesar, ella busca compañía pero siempre se va a casa marchitada de pena. En cambio, él, le cuenta lo difícil que es conseguir acabar los días con las fuerzas suficientes como para no morir en el intento. Cosa que entiendo al observar algunos detalles ahora que tengo la suficiente calma para detenerme y rebobinar cuantas veces quiera. 

Puede que esta sea la última vez que se de esta situación. Puede que nunca recuerde lo que paso por mi cabeza esta noche. Pero se que no será la última que tenga esta sensación puesto que estoy demasiado acostumbrado a ella.

sábado, 24 de agosto de 2013

Un patio, encapotado por la luna...

Cuando alguien dice que la vida es muy dificil, en realidad quiere decir que quiere algo que ve muy complicado conseguir y empieza autocompadeciendose para hacerse ver que no tiene la culpa. Pero en vez de levantar la cabeza, y pensar con el corazón, lo hacemos con el tobillo y pensamos que se nos va a partir al andar hacia eso que queremos.

Una tras otra vez dejamos pasar las ocasiones para intentar cambiar a nuestro favor la direccion del aire, y en vez de ayudarnos, solo conseguimos que nos frene. Ahí es cuando tenemos lo que nos merecemos.

Pero pese a todo, el tren a veces no solo pasa una vez. En ocasiones, el tiempo consigue que podamos subirnos al vagón que queramos, nos deja elegir el horario y la estación en la que queremos montarnos, pero somos nosotros los que valoramos si lo cogemos o lo volvemos a dejar pasar como otras tantas veces.

Pero tenemos que tener algo muy claro, para tener esa pequeña opción, debemos acudir a la estación a por el billete, y que muchas veces nos negamos a encontrar la taquilla donde se venden.

sábado, 10 de agosto de 2013

Siempre hay algo más..

Siempre hay algo que comienza, allí donde mires da igual los ojos que utilices, da igual busques la sorna de la imagen que la seriedad del conjunto de tus lágrimas.

Intimidad buscas escondiéndose de la gente bajo ese azul cielo, no miente por gusto miente por necesidad. La familia siempre queda a un lado, les hacemos participes de nuestras acusaciones y argumentos a lo largo de nuestra vida, pero acaban marchándose por el mismo lugar que tu llegaste.

Sencillez y exquisitez me gusta unirlas frente a la soledad. Parejas quedan en el camino, amores y desahucios del corazón, no pasa nada por uno más. Aquí no guardo tu ausencia, aquí yo vivo junto a mi mascota, la cual saco para sentirme bien conmigo mismo, para demostrarme que existen perras de dos patas, sólo dos.
Bajo la luz que veo al cerrar los ojos, ante la soledad de tus recuerdos, junto a un inmenso sentido de no dejar botella llena, cuento ovejas mientras miro el reloj como cada día. Un banco fiel, compañero no cambia día tras día, se mantiene y sigue como tal barrote frente a la libertad.

Todos tus enemigos son condenados a vivir dos celdas más abajo de tu calle, ¿tu sitio? Tu sitio se fue dentro de un avión, se fue junto a tu dignidad.

No llores más yendo camino a casa, no te sientes en mi banco… búscate otro sitio para caerte muerto. Deja de rallarme la cabeza, cae de rodillas y reza, no te auguro nada mejor más allá.

Has conseguido que poco a poco apague mi vida, que mueran mis ilusiones, mis devociones. La soledad comienza
Ante la falta de besos yo te pongo palabras, ante tus caras de niña buena yo coloco la de asombro, ante las ganas de desnudarme yo pongo tierra de por medio.

martes, 6 de agosto de 2013

No puedo aceptar ese dolor, entiéndelo.

Si me preguntas por que quiero a mi vida, diría, sin lugar a dudas que por nadar entre lo complicado y sumergirme cerca suya. Mi vida siempre ha sido un tanto diferente a la del resto de personas que conozco. No fue fácil ni desde que tengo uso del recuerdo, pero no la cambiaría por nada.

Ya ni recuerdo cuando nos conocimos, pero se qué nunca olvidaré esa dulce sonrisa que frecuentemente me hacía sentir como un idiota. Tú lo sabías y lo negabas, nunca dejaste de darle vueltas porque en el fondo también me buscabas. Te escondiste, me lo escondías, se lo ocultabas, y así a todo el mundo. Aun no se si lo hacías por temor, o por miedo a coger carrerilla, mientras yo, me limitaba a observarte, incluso a veces me regalabas besos, de esos que de noche saben a fuego y al amanecer acaban quemando. Pero así eres tú, tan peligrosa, tan delicada, ladrando sin parar, llorando sin cesar. Tú eras única, yo, cada vez más pequeño, tu sonrisa, mi lamento. Tus caricias robadas, ácido para mi cuerpo.

Me gustabas, tú, sin embargo, ni sabías lo que querías, pero ahí seguía yo, esperando por nada, esperando por ti. Pero ahí estaba yo, que ya había perdido hasta la noción del tiempo, ya ni conseguía contar los momentos que pasaban ante mi. 
¿Qué soy idiota? Está claro que sí. ¿Qué la esperanza continuará hasta que decidas quedarte conmigo? Eso es algo que no dudo. Pero quien sabe, puede que ese día nunca llegue, y seguramente ahí seguiré yo esperando.

Nada es lo que parece, y pueda que no tenga suficiente valor para decirte cada noche lo que mi cabeza piensa, puede que otras me contradiga, pero entiende que esto no es nada fácil para mi, y que lo que menos quiero es volver a ocupar un espacio más entre tus problemas. Prefiero que parezca lo que no es, porque considero que es lo mejor para los dos. 

No puedo aceptar ese dolor, entiéndelo.